Comunidad alemana en Egipto

Una variopinta comunidad de egipcios reside desde la asonada de 2013 en el país europeo, huyendo de una perpetua campaña de represión que ha enviado a la cárcel a más de 60.000 disidentes ... Respuesta: EGIPTO :Las condiciones del medio y la presencia del rio Nilo favorecieron el desarrollo de la agricultura en Egipto. La región del Alto Egipto, entre las ciudades de Asuan y Tebas, lue la más pobre desde el punto de vista agricola, porque presenta una mayor erosión. La alemana Lufthansa ya ha restablecido sus vuelos a la capital egipcia. Las autoridades locales aseguran que la decisión de British Airways no proviene del ejecutivo británico La Policía alemana llevó a cabo “medidas ejecutivas” contra el hombre en diciembre de 2019 después de que se destapó que “trabajó durante años para un servicio de inteligencia egipcio ... Vínculos: Comunidad en Egipto. Expatriación Expatriado. Consejo. Una búsqueda eficaz empieza con un mínimo de palabras. Si hay demasiadas respuestas añade criterios suplementarios. La policía alemana descubrió a un presunto espía egipcio en el servicio de prensa de Angela Merkel La investigación comenzó en diciembre pasado, y continúa en la actualidad. Periódicos extranjeros que sirven a residentes extranjeros en Egipto: la British Community Association News para la comunidad británica; Helioscope, para los residentes de Heliópolis; el Maadi Messenger para los extranjeros en Maadi, y Papyrus para la comunidad alemana.  Revistas en ingles incluyen Arab Press Review, una revista ...

"La Historia Oculta de la Transición" sobre Rodolfo Stange

2020.08.19 23:30 macana144 "La Historia Oculta de la Transición" sobre Rodolfo Stange

24
LA GUERRA VERDE
General —le dice Luciano Fouillioux al director de Carabineros, Rodolfo Stange, mientras el helicóptero se desliza por la soleada mañana de la Sexta Región, en dirección al Cachapoal—, ya habrá visto que la prensa está anunciando que el fallo del ministro Milton Juica en el caso de los degollados está por salir. Aunque se trate de carabineros en retiro, sería bueno que nos reuniéramos para ver las posibles consecuencias de esto.

—Cómo no —dice el general—, me parece una buena idea.

Fouillioux lleva 14 días como subsecretario de Carabineros, un cargo al que llegó después de haber trabajado en la campaña de Eduardo Frei al lado de Edmundo Pérez Yoma, y todavía no imagina la crisis que está por desatarse. En realidad, nadie en el gobierno la vislumbra, aunque un manto de desconfianza ha comenzado a rodear las relaciones con el general Stange desde que los hombres de La Moneda creyeron sorprenderlo en una maniobra para mantener de facto a su subdirector, el general Alfredo Núñez.

En el intertanto, Fouillioux ha tratado de tender puentes hacia el mando de Carabineros para superar esa tensión inicial, y tal vez por eso esta mañana, la del 25 de marzo de 1994, el general Stange lo ha invitado a inaugurar el nuevo cuartel policial de Quinta de Tilcoco.

Y como a Stange le interesa la propuesta del subsecretario, en la mañana del lunes 28 lo recibe en su despacho de calle Zenteno. Pero ahora abundan las versiones acerca de que la resolución del ministro Juica involucrará también al general director en la sórdida trama de los crímenes ejecutados en 1985, que figuran entre los más despiadados de la historia.

—General —dice Fouillioux—, habrá visto lo que se dice ahora...

—Sí —dice Stange, con cierta desaprensión—, pero no hay nada de esto. No se preocupe, porque mis asesores ya me han dado las seguridades de que yo no vengo en las resoluciones del ministro.

La seguridad del general conduce el diálogo hacia el problema de qué hacer ante las probables condenas de los otros oficiales envueltos. Aunque ya están en retiro, Stange se muestra complicado por esas inculpaciones. Por mucho que se sostenga que no hay envolvimiento institucional, es un hecho que se ha mantenido en contacto con ellos, que los ha apoyado en su defensa y que resiente las acusaciones de abandono que algunos de ellos le formulan.

El subsecretario entiende; el mando jerarquizado supone también un compromiso con los subalternos. Por eso empeña su prudencia cuando le propone que Carabineros realice una declaración reconociendo la gravedad del delito. Stange queda de pensarlo. Al día siguiente responde que los generales rechazan la idea. “Están un poco duros en esto”, agrega.

Lo que el subsecretario no sabe es que las confianzas están quebradas hace ya mucho tiempo en Carabineros a propósito del caso de los degollados. Varios de los procesados se han acogido a la ley de arrepentimiento eficaz y algunos miran con ciego rencor la pasividad del mando para investigar el asesinato del coronel Luis Fontaine, el principal de los acusados en su condición de ex jefe de la Dicomcar. Peor todavía: uno de los jefes implicados, el mayor Guillermo González Bettancourt, ha grabado una reunión en la que Stange les explica el apoyo clandestino que les prestará y los insta a ocultar información ante el juez. Juica ha interrogado al general sobre la cinta y Stange ha reconocido su participación, explicando el contexto en que se dio y negando que quisiera obstruir el trabajo de la justicia.

Pero Juica no le cree. Y aprecia que, en todo caso, más allá de su opinión, hay una verdad lapidaria: el mando policial no ha mostrado el menor interés en investigar los crímenes.

En verdad, el general Stange podría difícilmente ignorar la opinión del ministro
Juica. En fecha tan anterior como 1992, ya tuvo la certeza de que el juez se dirigía no sólo contra los autores materiales de los asesinatos, sino también contra los mandos superiores por su nula colaboración en el proceso.

A fines de marzo de aquel año, cuando Juica se aprestaba a dictar sus primeras encargatorias de reo, el general inspector Mario Morales realizó una discreta gestión destinada a saber si, como se rumoreaba en ambientes judiciales, el ministro podría involucrar al general director. Cuando algunos abogados se lo confirmaron, el general eligió un domingo para ir, vestido de riguroso civil, a ver al propio ministro a su casa de calle Lyon.

Juica fue crudo. Había perdido toda confianza en Stange desde que, habiéndole dado la justicia la posibilidad de investigar él mismo los crímenes, se había iniciado una amplia opera­ción de encubrimiento con obvia anuencia de los superiores: negativas para presentar a los sospechosos, ocultamiento de documentos, destrucción de recintos, extravío de vehículos e incluso instructivos para que los hombres concurrieran a declarar con disfraces. No, le dijo el ministro a Morales, no se podía seguir hablando de inocencia: Stange debía ser procesado por obstrucción a la justicia.

Morales informó al general subdirector, Gabriel Ormeño, y habló luego con el ministro Enrique Krauss. El procesamiento del general director, le dijo, y su eventual destitución por ello, significaría que numerosos generales, incluido él mismo, se verían forzados a renunciar. Krauss, que calibró la gravedad de la crisis en un momento en que el Presidente Aylwin estaba fuera de Chile, habló con Juica. El 2 de abril de 1992 el ministro en visita dictó encargatorias de reo contra trece carabineros, incluyendo al anterior general director, César Mendoza. Stange no apareció en la nómina.

Stange conoció las gestiones por Ormeño. Se había salvado en el filo. Pero cuando el mismo general Morales declaró a los periodistas que sentía estupor y dolor por el hecho de que se confirmara la participación de policías en los asesinatos, Stange se encargó personalmente de reprocharle el desprestigio que causaba a la institución. “Los generales opinan que usted nos está poniendo de rodillas”, le espetó.

Morales comenzó a entrar en una extraña situación. Había hecho casi toda su carrera de oficial superior, desde teniente coronel hasta general inspector, como jefe de gabinete de Stange y su pequeño grupo de ayudantes había reducido a cero la influencia del otrora poderoso Consejo Asesor Superior. Sin embargo, desde 1986 —un año después de asumir ese puesto— había estado en la mira de los servicios de seguridad y la CNI había emitido informes oficiales que lo sindicaban como filo DC. Las acusaciones no le hicieron mella bajo el sólido paraguas de la Dirección General, pero sabía que la parte más sombría del régimen militar lo estimaba peligroso. Paradójicamente, la misma influencia hizo que el gobierno de Aylwin lo considerase como el “duro” en la sombra de Carabineros durante toda su fase inicial. Pero en 1992, en lo que pareció una obvia preparación para sucederlo a la hora de su retiro, Stange lo trasladó a la Dirección de Orden y Seguridad, donde Morales, académico y sofisticado, trabó rápidamente una relación de confianza con Krauss y el subsecretario Belisario Velasco.

Cuando formuló sus declaraciones sobre el caso de los degollados, Morales ya estaba bajo la sospecha de ser demasiado cercano al gobierno, una versión que parecía alentada con especial empeño por su superior inmediato, el general inspector Alfredo Núñez, que ya era candidato a ocupar la Subdirección si ella quedaba vacante. Ni las gestiones ante Juica y Krauss ni los puntillosos informes al general Ormeño modificaron ese panorama. Peor aún, el propio Ormeño, que hasta entonces era considerado el más cercano a Stange, entró en una rarísima posición de soledad, como si el solo conocimiento de los hechos lo hubiese tocado con la desconfianza.

En octubre del mismo año, los generales se enteraron, por consultas directas del ministro Krauss —que incluso les mostró el oficio—, que Stange había propuesto el pase a retiro de Ormeño, Morales y el general Fernando Cordero, amigo de escuela de Morales y primo de Krauss. Sin embargo, cuando se lo preguntaron, Stange dijo que no había tal cosa.

Ante la inaudita situación, y aprovechando su relación casi diaria, Krauss le anunció a Morales que el gobierno rechazaría su retiro. Morales dijo que en tal caso sería mejor que tampoco se fueran Ormeño y Cordero, un gesto que Krauss debió agradecer por la defensa de su primo, que él no podía hacer. Pero cuando el ministro conversó con el Presidente, llegaron a la conclusión de que no podrían mantener forzadamente a un subdirector; por lo demás, tampoco confiaban en Ormeño, a quien identificaban como cabeza del lobby que había impedido el traspaso de Carabineros al Ministerio del Interior.

El lugar de Ormeño fue ocupado por Núñez. Morales siguió activo, pero fue transferido al Consejo Asesor Superior, el órgano que él mismo había contribuido a anular. En los meses siguientes soportó un callado infierno: seguimientos, sumarios, anónimos y rumores sin fin. Como el tercero en la línea de mando, a fines de 1993 podría asumir la Subdirección, puesto que Núñez completaría su tiempo de servicio. Pero, entendiendo que en tales condiciones sería inviable, anticipó su retiro voluntario para noviembre de ese año.

En cualquier caso, Stange supo lo que opinaba Juica. Por eso ahora, en 1994, su confianza resulta doblemente extraña.

(En 1998, cuando el Presidente Frei proponga al ministro Juica para ascender a la Corte Suprema y la derecha se alinee para tomar venganza por el proceso a Stange, el general (R) Morales, ahora director de Gendarmería, le recordará al ex director general y ahora senador el favor prestado por Juica en 1992. Stange se retirará de la sala y no participará en la votación contra el juez.)

En la tarde del miércoles 30 de marzo de 1994 el gobierno recibe los detalles del fallo que Juica dictará al día siguiente: además de sentenciar a 15 carabineros y un civil, propone el procesamiento, a través de la justicia militar y por incumplimiento de deberes militares, de dos oficiales superiores y cinco generales, de los cuales el único activo es Stange.

La primera crisis de gran magnitud provoca un movimiento frenético en el gobierno de Frei. El comité político se reúne en la mañana del 31 con el Presidente y con un grupo de abogados y acuerda la estrategia oficial: defender la soberanía de las decisiones judiciales y confirmar la prescindencia del gobierno. La declaración es redactada durante la reunión y Germán Correa recibe el encargo de leérsela al general Cordero. Y el subdirector de Carabineros, asesorado de cerca por el general inspector Manuel Ugarte, pide algunos cambios de tonalidad y sugiere ciertas líneas.

Stange se ha ido a pasar el fin de Semana Santa a su fundo en Puerto Montt, a orillas del Maullín. En la tarde partirá a Huelmo, en la misma zona, el ministro
Pérez Yoma. Stange lo ha invitado a tomar té el viernes 1º: ahí podrán conversar más libremente de este problema.

Cuando la declaración ya ha sido afinada con Cordero, los ministros concuerdan en leer el texto y no responder preguntas. Lo hará el ministro Correa. La protesta sotto voce del director de Comunicación y Cultura, Pablo Halpern, cae en el vacío: el ministro secretario general de Gobierno, Víctor Manuel Rebolledo, tiene un avión a la espera en Cerrillos para llevarlo a la ceremonia de aniversario del diario El Día de La Serena.

Pero justo antes de bajar a enfrentar a los periodistas, Correa advierte que hace pocos días ha habido un incidente porque el subsecretario Velasco se negó a responder preguntas y los periodistas de “La Copucha”, la sala de prensa del palacio, se han rebelado. En un caso como éste, dice, será imposible no contestar. Y la pregunta más obvia será si el gobierno pedirá la renuncia a Stange. Lo que puede responder, agrega, es que no tiene esas atribuciones y que el general debe evaluar con su conciencia la situación, siguiendo la tesis, ya concordada, de que hay que dejarlo en la estacada.

La conferencia de prensa se desarrolla exactamente según lo previsto y Correa agrega a la declaración su ensayada respuesta. Al concluir, llama al general Cordero y le describe la conferencia, incluyendo el añadido.

—¿Qué le parece, general?

—Por lo que usted me dice, ministro —expresa Cordero—, creo que no debería haber problemas. Estoy con varios generales aquí, que lo han oído por el citófono abierto, y piensan lo mismo.

Correa deja el ministerio a las 21.30. Es el último. Todo está resuelto.

A sus espaldas estalla una tormenta. El general Stange, informado en Puerto Montt de los detalles, considera la respuesta de Correa como una provocación para insinuarle la renuncia. Una nueva declaración toma forma, con un rechazo a las palabras del ministro y un respaldo cerrado al jefe. La leerá al día siguiente el mismo Cordero, rodeado de todos los generales. Y cuando Stange regrese a Santiago, lo irán a buscar en masa al aeropuerto.

El té con Pérez Yoma queda cancelado.

El lunes 4 de abril el comité político se vuelve a reunir. Parece que sus bríos se hubiesen renovado tras el fin de semana largo. Sólo Correa protesta porque en esos días se ha quedado incomunicado de los demás ministros. En el acalorado debate se separan posiciones: Pérez Yoma y el canciller Carlos Figueroa opinan que se debe exigir a Stange su renuncia tras el acto limítrofe con la insubordinación realizado por sus generales; Correa y Genaro Arriagada se muestran más prudentes: no se puede hacer eso sin tener las facultades; Rebolledo tiende a compartir esta última posición. Pero el clima emocional del episodio los envuelve a todos. Con su vehemencia usual, Pérez Yoma toma el teléfono y llama al subsecretario Fouillioux:

—Cítame a Stange para las 3 —brama, y luego murmura—: le vamos a pedir la renuncia...

—Pero, Edmundo —alcanza a decir Fouillioux—, ¿tú crees...?

—Nada. Cítamelo no más.

A las 15 horas, Stange llega a las oficinas de Pérez Yoma, que lo recibe a solas. La situación es muy mala, general. La acusación del ministro Juica es de una gravedad tremenda, y más encima sus generales han sacado esta declaración insolente, y montado un show, primero al leerla y después en el aeropuerto. El gobierno, empezando por el Presidente, cree que debe renunciar.

Stange se defiende con dificultad. El ministro lo advierte abrumado, respirando con dificultad, como si la arritmia que sobrelleva se agudizara. Le parece que está a punto de acceder. Pero de pronto, con germánica bonhomía, Stange le pide tiempo para meditar hasta el día siguiente.

Esa tarde, Pérez Yoma regresa a La Moneda convencido de que la crisis dará al gobierno un triunfo resonante.

—Está listo —anuncia—. Sólo falta que Eduardo le dé el empujoncito.

Pero a la misma hora, Stange ha iniciado consultas con el auditor de Carabineros, Carlos Pecci, y con el abogado Pablo Rodríguez, recién contratado para su defensa en los tribunales. Ambos creen que una dimisión en estas circunstancias equivale a una autoinculpación, y que debilitaría en forma decisiva la defensa judicial.

A primera hora del martes 5, Stange ordena llamar al jefe de la Agenda Presidencial, Miguel Salazar, para que se le facilite la sala de prensa y un podio para dirigirse a los periodistas tras su encuentro con el Presidente. Salazar rechaza la idea, y lo respaldan Rebolledo y Halpern: esa tribuna es para ministros y subsecretarios, y además en este caso hay demasiados riesgos envueltos. Pero Pérez Yoma y Fouillioux están convencidos de que la petición confirma que Stange anunciará su dimisión, e insisten en que se le faciliten las cosas.

A las 9.30 lo recibe el Presidente. El general inicia el diálogo con un extenso balance sobre su período al frente de Carabineros, el modo en que el Cuerpo ha contribuido a la reconciliación y los planes que tiene para el futuro cercano. Luego explica su posición ante el proceso de los degollados y por qué considera injusta la imputación de Juica. Añade que está seguro de que finalmente será exculpado.

Frei responde que el gobierno estima demasiado grave el cuadro que se ha creado. Pero el diálogo avanza con lentitud y ambigüedad entre los dos hombres poco verbales. Por fin, cuando Frei plantea la posibilidad de la renuncia, Stange responde que no puede hacerlo hasta que no demuestre su inocencia. “Y vendré a verlo después, para ver si opina lo mismo, Presidente”.

Después de 80 minutos, Stange sale del despacho y pide un baño para refrescarse. Mientras se encamina a la sala de prensa, el Presidente llama a Correa y le informa de la negativa del general. Demudados, los ministros se reúnen a esperar lo que Stange dirá a los periodistas. Y sienten vértigo cuando lo oyen declarar:

—Yo-no-re-nun-cio.

Se ha declarado la guerra. En su siguiente encuentro, unos días después, Pérez Yoma se lo dirá en términos brutales a Stange, con gritos que quebrantarán los sutiles tabiques de su gabinete:

—Usted, general, no sólo fue a orinarse en la casa del Presidente, sino que además a hacerlo con ostentación.

—No era la intención, ministro, cómo se le ocurre —dirá Stange, afligido—. Si se ha interpretado así, me arrepiento de veras.

—Mire, general: yo no le creo. Conmigo, desde ahora ya sabe a qué atenerse. No se lo voy a perdonar.

Los jefes policiales perciben en la misma noche del 5 que la situación es crítica. Un general, Osvaldo Muñoz, llama al diputado Aldo Cornejo, que es estrecho amigo de un hermano del general Ugarte, para pedirle que interceda ante el gobierno. Más tarde, el general Cordero opta por un acercamiento más frontal y le pide al subsecretario Fouillioux que se cree una mesa de conversaciones, ojalá con él mismo.

Pérez Yoma autoriza el paso y a partir del miércoles 6 Fouillioux y el jefe del gabinete político del ministro, Gonzalo García, inician una ronda de extenuantes reuniones con los generales Cordero, Ugarte y Pecci. En la noche de ese primer día, la propuesta oficial de que Stange tome vacaciones hasta conocer el dictamen definitivo de la justicia y luego pase a retiro es aceptada en principio. Pero Stange duda y pide tiempo para reflexionar.

El viernes 8 responde: no. Los negociadores del gobierno, exasperados, amenazan a Cordero con sacar la crisis a la luz pública e incluso exponerse al Consejo de Seguridad Nacional. Esa noche les llega el oficio que informa que Stange toma vacaciones por 30 días a contar de esa fecha. Pero no hay compromiso de renunciar. El mando subrogante queda en manos de Cordero.

Mientras los 30 días vuelan, el gobierno se enfrenta al riesgo de quedar de nuevo sin solución. Fouillioux se empeña a fondo con el general Cordero y obtiene una propuesta: un permiso administrativo por 60 días, con un propósito decoroso: digamos, el estudio de un plan de modernización, encargado por el propio Ejecutivo.

Pero en la primera semana de mayo, Pérez Yoma recibe la información de que, concluyendo sus vacaciones, Stange retornará sin completar su permiso administrativo, que ya está cursado. El lunes 9 lo recibe para volver a discutir el asunto. Y, otra vez en tono duro, el ministro le propone llegar a un compromiso para que se retire una vez que concluyan el proceso y los permisos especiales. Sin el argumento de la defensa de su honor, Stange declara que debe pensarlo. Y el martes 10 Pérez Yoma recibe un oficio que le informa que el general director reasumirá el mando el día 17.

El ministro estalla en cólera.

Pero para entonces, el gobierno sabe que en la cúpula policial se han quebrado las confianzas. Durante la ausencia de Stange, Cordero ha dado ostensibles señales de ejercer el mando en plenitud y ha mantenido un diálogo asiduo con el gobierno. A medida que le han dicho que Cordero parece aspirar a reemplazarlo, Stange se ha preocupado de subrayar que no ha delegado sus facultades; pero desde la distancia es difícil controlar la situación. De modo que el regreso anticipado parece menos un desafío al gobierno que un esfuerzo por frenar a sus subordinados.

A su turno, los carabineros han percibido que también el gobierno está embarcado en una disputa intestina por el manejo de la crisis. La semana anterior, el ministro Correa ha recibido del director de Seguridad, Isidro Solís, la versión de que el general Juan Salinas, muy cercano a Stange, puede proponer una negociación. Correa ha planteado el tema al Presidente, pero éste no le ha respondido nada y más tarde el ministro del Interior ha sabido que el ministro de Defensa sigue a cargo del conflicto. La falta de definición ha llevado a Correa a redactar una renuncia que se propone llevar un sábado a Cerro Castillo, donde el Presidente pasa el fin de semana. Pero lo ha detenido la opinión de Ricardo Solari: si renuncia ahora, tendrá que explicar por qué. Y no puede hacer tal cosa en medio de una crisis.

Correa se resigna y en la semana del 9 de mayo recibe de Solís la propuesta del general Salinas: Stange esperará la resolución final del juez y renunciará seis meses después, con todos los honores del caso.

El viernes 13, la gestión de Correa llega a oídos de Genaro Arriagada, que propone reunirse de urgencia, esa misma noche, en casa de Pérez Yoma, con Correa. Y allí, a gritos, descalifica la operación:

—¡Movidas paralelas! ¡Y con generales de tercer orden! ¡Están poniendo en peligro al Presidente! ¡Esto debe cesar de inmediato!

Correa entiende que la violenta embestida de Arriagada echa a pique el intento. La conexión Solís queda desactivada. Y con ella, el retiro pactado.

El lunes 16, antes de que se consume el anunciado regreso al mando, Pérez Yoma se reúne nuevamente con Stange. No puede volver, le dice, porque su permiso no ha sido anulado. Si quiere hacerlo a la fuerza tendrá un conflicto administrativo. Debe salir, y ahora las facultades que delegue deben quedar por escrito, para que no se repitan las desavenencias de los últimos días. El general quiere estudiarlo con sus asesores.

Pero el ministro, que ya ha aprendido a leer estas dilaciones, le advierte que no terminará la reunión sin que se haya zanjado el asunto de las facultades. Fouillioux y el general Pecci las pueden estudiar. Y mientras los dos funcionarios se dan a esa tarea, el propio Stange se integra para supervigilar lo que Pecci está cediendo. Esa noche queda redactado el decreto de subrogación que confiere a Cordero 10 de las 17 facultades privativas del general director.

Al día siguiente, el jefe de Comunicaciones Sociales de Carabineros, el mayor Camilo Salinas, filtra a la radio Chilena la versión de que Stange reasumirá en plenitud cuando regrese del permiso. En La Moneda hay un estallido de ira; la fuente es identificada en cosa de minutos. Fouillioux recibe la orden de pedir medidas severas al general Stange.

Y cuando está hablando con él, suena el teléfono presidencial: Frei exige que el mayor Salinas sea removido de su cargo. Fouillioux transmite el enojo del Presidente palabra por palabra, y Stange responde que Salinas dejará el cargo mañana, y muy pronto la institución. Sólo cumplirá lo primero.

A comienzos de junio, el ministro de la Corte Marcial declara que no hay fundamentos para procesar a Stange. A petición del propio mando de la policía, la investigación de la justicia militar ha sido llevada por un juez civil. Claro que se trata del ministro Alfredo Pfeiffer, bien conocido en la comunidad alemana que ha defendido a Stange.

El 17 de junio, de regreso en Santiago, visita a Pérez Yoma para entregarle el primer borrador del plan de modernización, un grueso volumen que el ministro deja a un lado sin casi mirarlo. Lo que le importa es otra cosa: como todavía hay recursos pendientes tras el fallo de Pfeiffer, el permiso debe continuar.

Stange está de acuerdo. Pero unos días después pide una nueva audiencia con el ministro. Carabineros ha escuchado que el gobierno estudia un incremento de remuneraciones para los uniformados y el general quiere asegurarse de que el ministro conozca sus necesidades en direc­to. Pérez Yoma la pasa a Fouillioux y mira a Stange con extrañeza:

—General —le dice—, ¿le pedí yo esto?

—No, ministro, pero como estamos hablando del plan de modernización...

—¡Qué plan de modernización! Me importa un bledo esa huevada, lo que me importa es que usted se vaya. ¿Lo entiende? ¿Con cuántas neuronas funciona usted, general? Y ahora me trae una propuesta de aumento de sueldos, que no-le-he-pe-di-do: ¿se imagina lo que voy a hacer con ella?

La crudeza del ministro carga de tensión el ambiente. Stange, que no quiere perder la compostura ni la educación de que se enorgullece, contesta algunas formalidades y se va.

—Lo voy a volver loco —se agita el ministro—, juro que lo voy a volver loco.

El 18 de julio Stange regresa al mando y entrega la versión final del plan de modernización, redactada por una comisión que ha encabezado el general (R) Núñez, marginando por completo a Cordero. El plan queda arrumbado en Defensa y el gobierno se las arregla para filtrar a la prensa que el general director sigue en su cargo sin la confianza del Presidente. Frei aprueba esa estrategia; ya ha hecho plenamente suya la tesis dominante en el equipo político: a derrota política, victoria moral.

Las señales se despliegan de inmediato. Un día después se rechaza el permiso para que Stange concurra a una reunión en Lima de la Organización Internacional de la Policía Uniformada. En pocas semanas se rechaza también la petición de fondos para que Carabineros sea el anfitrión de un Congreso Mundial de policías, en octubre. Pérez Yoma deja de asistir a todas las ceremonias de Carabineros.

El 31 de agosto la Corte Suprema sobresee definitivamente a Stange. Sólo entonces modera el ministro de Defensa su trato hacia el general. En septiembre visita las escuelas de Suboficiales y de Carabineros, invita a los generales a un almuerzo y aprueba los ascensos de oficiales subalternos. Pérez Yoma tiene una razón adicional para su nuevo enfoque: ya sabe que habrá cambio de gabinete y que con Figueroa en Interior podrá afinar una estrategia de pinzas contra el jefe policial. Por eso también se anticipa a autorizar un viaje futuro de Stange a Egipto y plantea que, ya sin urgencia y ante sus recientes quebrantos de salud —arritmia, hipertensión, una operación a la próstata—, se retire en 1995, tal vez en abril, para el aniversario de la institución.

Cuando en octubre el general lleva la propuesta del nuevo alto mando, que incluye los retiros de Cordero y Ugarte, Pérez Yoma está preparado.

—No, general —le dice—, tal como han estado las cosas, lo mejor es que usted siga con su mando tal como está.

Stange vacila, pero le parece razonable. El anuncio, a fin de año, tiene un efecto devastador: mientras los generales se sienten respaldados, los coroneles ven brutalmente frenadas sus carreras por un mando objetado.

En febrero de 1995, tras retornar de su viaje a Egipto, Stange comienza a analizar la fecha de su retiro con la asesoría del general Pecci. Varias reuniones con Pérez Yoma acercan los criterios, aunque en todas ellas el general deja siempre pendiente la respuesta final.

A comienzos de marzo, en el avión que lo trae de regreso de otro viaje, esta vez a El Salvador, Stange les comenta a dos empresarios que podría retirarse el 27 de abril, la fecha propuesta por Pérez Yoma. La noticia se filtra rápidamente a la prensa.

Y el 23 de marzo el general llega a la oficina de Pérez Yoma con semblante pesaroso: ante las versiones que se están publicando, no puede irse en la fecha planteada, porque otra vez parecerá que lo están echando. Pero el ministro, que ya conoce en detalle el origen de los rumores, está decidido a no darle tregua. Si quiere corremos la fecha, general, pero usted me firma ahora su renuncia, en blanco. Stange protesta por la exigencia: querría hablar con el Presidente, para explicarle... Cómo no, general, pero no hay audiencia sin este papel firmado. El ministro le extiende un oficio sin fecha. Stange guarda silencio. Parece sorprendido.

—Me gustaría llevármelo. Necesitaría pensarlo...

—Ah, no. No otra vez. Usted no sale de esta oficina mientras no firme —corta Pérez Yoma.

Tras un largo forcejeo, Stange accede a firmar para que el documento sea entregado al Presidente, que lo recibe como el trofeo más valioso de su ministro de Defensa.

En el acuerdo, sin embargo, parece implícito que Stange podrá pedir aplazamientos razonables. Tras el primero —el del 27 de abril— parece posible que se realice el 2 de agosto, cuando cumple 10 años al mando. Pero como esta versión se desliza una vez más a la prensa, hay un segundo aplazamiento, por tres meses más: de ese modo podrá presidir el Congreso Mundial de policías, que ahora sí se realizará en Santiago, en los primeros días de octubre. Aprovechará esa ocasión para un último desplante ante la prensa: la fecha de su dimisión, declara, la decidirá por sí mismo.

Concluido el Congreso, el 7 de octubre, Stange anuncia el retiro en una ceremonia oficial. El 14 entrega el mando al general Cordero, que será acompañado por el general Ugarte como nuevo subdirector.

Un año más tarde, el general (R) completará los sondeos para postular como candidato al Senado por la Décima Región en la lista de la UDI. Mientras esté en ello, el general director Cordero se encargará de remover del alto mando a todos los hombres que más respaldaron a Stange en sus 18 meses de resistencia a la voluntad presidencial. En menos de dos años no quedará ninguno.
submitted by macana144 to chile [link] [comments]


2018.07.22 01:07 Dionisios2018 ¿Quién dirige la invasión de Europa?

Cada día son más las voces que se alzan señalando a Norteamérica como el poder que invade Europa a base de refugiados.
Las miles de personas que intentaban cruzar el Mediterráneo y que lo venían haciendo en embarcaciones cochambrosas o balsas hinchables, ahora lo hacen desde Turquía intentando cruzar Grecia, Macedonia, Serbia, Hungría y Austria, para llegar finalmente a Alemania. La mayoría, proceden de Siria, Iraq o Afganistán.
La llegada incesante de refugiados en 2015 hasta las islas griegas junto a las costas turcas, ha sido muy superior a 2014 según las autoridades griegas. Durante el verano del pasado año, el número de inmigrantes que lograron entrar en la Unión Europea superó la cifra de 250.000.
Pero, cabría preguntarse, ¿por qué ese incremento alarmante de refugiados? ¿Qué nuevas circunstancias se están dando? ¿Es una crisis inducida desde el exterior? ¿Qué papel juegan la Unión Europea y los Estados Unidos de Norteamérica?
Nada es casualidad, y es indudable que a algo obedece. Desde que comenzó el conflicto armado en marzo de 2011, Turquía ha dado asilo a casi dos millones de refugiados sirios de los cuatro millones que abandonaron el país gobernado por Bashar Al-Asad. Asimismo, el gobierno turco se ha gastado alrededor de cuatro mil millones de dólares en atender a los inmigrantes.
Un cuarto de millón de estos refugiados se encuentran instalados en campamentos, el resto, vive fuera de esos campos en comunidades a lo largo de la frontera turco-siria: un millón cien mil en Líbano; seiscientos treinta mil en Jordania; doscientos cincuenta mil en Iraq; y ciento treinta y dos mil en Egipto.
Hasta hace unos meses, los refugiados se desplazaban por vía marítima desde Libia o Túnez hasta la isla italiana de Lampedusa. Pero, esa estrategia ha cambiado. En la actualidad, llegan hasta Bodrum, al oeste de Turquía, para después llegar hasta Kos en territorio griego. Lo hacen gracias a organizaciones criminales que trafican con personas en connivencia con guardias de fronteras y policías corruptos.
Después de meses de presiones ejercidas por Estados Unidos, Turquía decidió tomar un papel más activo en la lucha contra el Estado Islámico (EI) que combate al presidente sirio Bashar Al-Asad. Tanto es así, que aceptó que el Pentágono pudiera utilizar la base militar de Incirlik para bombardear objetivos de los yihadistas. Allí se desplegaron seis cazas F-16 de la USAF, la Fuerza Aérea norteamericana, y se produjo la primera ofensiva aérea de los propios turcos al ver amenazada su seguridad e integridad territoriales. Paralelamente, la cercanía de los combates a varias aldeas fronterizas provocó nuevas oleadas de refugiados.
Pero, ¿quién está detrás de la llegada de miles de inmigrantes hasta Europa? Algunos apuntan a la CIA, aunque un miembro anónimo de los servicios de información austriacos desveló a la revista “Direkt”, que organizaciones estadounidenses pagan a grupos mafiosos para que transporten a miles de inmigrantes hasta Europa.
Sin desvelar su identidad, la revista publicó lo declarado por un agente del Abwehramt (AbwA), los servicios secretos militares de Austria, quien explicó que los traficantes de personas cobran de media entre los cinco mil y los quince mil euros para organizar los viajes ilegales, al objeto de inundar Europa de inmigrantes.
Este mismo agente austriaco añadía: “Disponemos de información que demuestra que organizaciones de Estados Unidos han creado un sistema de cofinanciación y contribuyen de forma sustancial a pagar los gastos del viaje. La mayoría de los refugiados pagarían once mil euros en especie, pero, ¿nadie se pregunta de dónde sale el dinero?“.
Según escribe el periodista francés Nicolás Bonnal en Boulevard Voltaire: ”La CIA, que entrena y arma a los rebeldes sirios, ya nos tiene acostumbrados a emplear ONG,s de aspecto inocente para llevar a cabo sus operaciones encubiertas o clandestinas. El caso más claro tiene nombre y apellidos: la Fundación Nacional para la Democracia o National Endowment for Democracy (NED), nacida en la era de Ronald Reagan y cuyos tentáculos se extienden por América Latina y Europa del Este. Después de crear el caos en el norte de África, los EEUU centran sus esfuerzos en hundir Europa. Según el periódico austriaco “Info Direkt” citando filtraciones procedentes de fuentes de inteligencia, “el gobierno estadounidense paga a guías e intermediarios que traen inmigrantes a Europa a través del Mediterráneo“.
Washington -continúa el periodista Nicolás Bonnal-, está trabajando para organizar una invasión de Europa valiéndose de títeres como el primer ministro italiano Matteo Renzi, el presidente francés Francois Hollande, y la canciller alemana Ángela Merkel.
Para Bonnal, todo empezó en Libia, cuando, siguiendo lo trazado por la OTAN, una guerra civil trajo como resultado la transformación de millones de personas con cierta estabilidad, en refugiados que intentan huir a Europa. Con el pretexto de la Primavera Árabe, Washington desató la guerra civil también en Siria, lo que derivó en la huida de millones de sus habitantes.
“El Gobierno de EEUU quiere provocar el caos en los puntos conflictivos para trasformar a los países en tierras yermas vacías y pozos de droga, causando una crisis de refugiados“. Esto -continúa Bonnal-, podría ser la respuesta a la caída de los precios del oro, las materias primas y la energía, teniendo en cuenta que el dólar y los índices bursátiles de EEUU no se ven afectados de ninguna manera.
En resumen, que aunque se intente ocultar a toda costa con cierto maquillaje político, crece la preocupación entre los ciudadanos europeos ante el proyecto y objetivo del Pentágono y de la Casa Blanca de invadir Europa con un éxodo masivo de refugiados dirigidos –no hay que olvidarlo-, por los judíos sionistas, dueños y señores de las principales estructuras económicas del Planeta, y acaparadores de las fortunas más importantes del mundo.
submitted by Dionisios2018 to u/Dionisios2018 [link] [comments]


2015.09.26 15:10 qryq Alemania cogida en embuste por la cadena de TV ZDF.

El canal de televisión alemán ZDF emitirá un reportaje documental sobre el despliegue de armas nucleares estadounidenses en una base de Alemania, pese a que el Gobierno alemán había declarado que estas armas no se encuentran en su territorio.
La cadena de televisión alemana emitirá el reportaje durante el programa nocturno Frontal 21, informa el rotativo ruso Rossiskaya Gazeta. El despliegue de bombas nucleares B61-12 estadounidenses en Büchel, la base aérea de la Bundeswehr en Renania-Palatinado, se lleva a cabo a pesar de las reiteradas declaraciones del Gobierno de Alemania de que estas armas habían sido retiradas del territorio nacional.
Algunos políticos alemanes han criticado los planes al respecto por considerarlos una provocación contra Rusia. Sin embargo, el despliegue de nuevas bombas estadounidenses más precisas está confirmado por documentos presupuestarios a los que tuvieron acceso periodistas alemanes.
En el caso de una guerra, estas bombas tácticas se equiparían en los cazabombarderos Tornado, en el marco de la llamada estrategia "intercambio nuclear" de la OTAN.
Mientras tanto, la cancillería de Rusia ya ha expresado su preocupación por la "flagrante violación de los artículos 1º y 2º del Tratado de No Proliferación" nuclear.
El programa señala que, en marzo de 2010, el Parlamento alemán decidió por mayoría que el gobierno federal debe "hacer todo lo posible para convencer a Estados Unidos de retirar las armas nucleares estadounidenses de Alemania."
¿Por qué es este un momento apropiado para que Rusia recupere su estatus de superpotencia?
La posición de Moscú en relación a Siria se ha convertido en un factor diplomático que la comunidad internacional tendrá que considerar, mientras las acciones del presidente ruso, Vladímir Putin, "convierten a su país en un iniciador de procesos en la arena internacional", escribe el columnista israelí Amit Leventhal en el portal de noticias Walla.
En su artículo, Leventhal señala que el mandatario ruso tiene algo que celebrar en lo que se refiere al objetivo de "devolver el estatus de superpotencia diplomática a Rusia y de aumentar la influencia en el ámbito internacional". El autor destaca que esto está conectado al apoyo continuo al Gobierno sirio de Moscú, que suministra armas modernas a Damasco en el marco de convenios existentes.
"Desde un punto de vista estratégico, el momento seleccionado es apropiado, en vísperas de la 70 sesión de la Asamblea General de la ONU, cuando a finales del mes los jefes de Estados de todo el mundo se encuentran en Nueva York. La agenda incluirá una guerra en Oriente Medio y la crisis migratoria en África, provocada por ellos [por los países occidentales]", señala el analista.
El columnista considera que Vladímir Putin "no vendrá con las manos vacías" tras una década de ausencia en la Asamblea General.
De acuerdo con Leventhal, el apoyo de Moscú a Bashar al Assad en el conflicto sirio se ha convertido para Rusia en "un factor diplomático que las Naciones Unidas tendrán que tener en cuenta". "Este es un gran éxito para Putin, que convierte a su país en un iniciador de procesos en el ámbito internacional", sostiene.
"Poco a poco, Putin utiliza la confusión de Occidente y los esfuerzos aislacionistas de Estados Unidos para fortalecer la posición de Rusia", afirma el columnista. Además, la posición de Rusia en su conjunto está orientada a Oriente Medio, como demuestra el acercamiento de Rusia y Egipto, agrega Leventhal.
"Cada bomba que EE.UU. despliega en Alemania es 80 veces más potente que la de Hiroshima"
Estados Unidos planea desplegar en una base aérea del oeste de Alemania 20 nuevas bombas nucleares B61-12, cada una de las cuales tiene una potencia equivalente a 80 veces la que lanzaron en Hiroshima, informa la cadena de televisión alemana ZDF en el anuncio del programa nocturno 'Frontal 21'.
Cada una de las 20 bombas nucleares que EE.UU. desplegará en Büchel, la base aérea de la Bundeswehr en Renania-Palatinado, posee una potencia equivalente a 80 veces la bomba que se lanzó en Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial, según la cadena.
En el anuncio del programa de ZDF se informa que en 2010 el Gobierno alemán votó por no permitir que haya armas nucleares en su territorio. Sin embargo, la retirada no se produjo y las bombas serán reemplazadas por otras, más modernas.
El político Thomas Hitschler, del Partido Socialdemórcrata de Alemania (SPD, por sus siglas en alemán), confirmó a ZDF los planes de las autoridades alemanas para invertir en el despliegue de bombas nucleares estadounidenses. Según Hitschler, en los próximos años el Gobierno germano planea invertir alrededor de 112 millones de euros en el desarrollo de la base militar de Büchel.
Algunos políticos alemanes han criticado los planes de despliegue de armas nucleares estadounidenses en una base del país por considerarlos una provocación contra Rusia. Mientras tanto, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, ya ha expresado su preocupación por la "flagrante violación de los artículos 1º y 2º del Tratado de No Proliferación" nuclear.
El exmilitar y periodista especializado en defensa Gustavo Morales opina que con la medida, la OTAN quiere presionar a Moscú y obligar a Rusia a cambiar de postura con respecto a las crisis de Ucrania y Siria.
Rusia adoptaría medidas de respuesta si EE.UU. despliega armas nucleares en Alemania
Si se produjera un eventual despliegue de nuevas armas nucleares de Estados Unidos en la República Federal de Alemania, Moscú se vería obligada a adoptar medidas de respuesta para proteger la seguridad nacional y restaurar la paridad, declaró Dmitri Peskov, portavoz del presidente ruso, citado por RIA Novosti.
"El despliegue de nuevas armas nucleares en Alemania romperaría el equilibrio estratégico de fuerzas en Europa generando tensión", indicó Peskov, citado por RIA Novosti.
En una entrevista anterior con la televisión alemana ZDF, María Zajárova, portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, subrayó que la mayor preocupación de Moscú es "la creación y el despliegue de sistemas de defensa estratégica de misiles que violan el equilibrio de fuerzas en el ámbito de los misiles nucleares y socavan la estabilidad global".
Algunos políticos alemanes han criticado los planes de despliegue de armas nucleares estadounidenses en una base del país por considerarlos una provocación contra Rusia. Sin embargo, el despliegue de nuevas y más precisas bombas estadounidenses parece ya confirmado por documentos presupuestarios a los que han tenido acceso periodistas alemanes.
Las bombas nucleares, que se desplegarían en la base aérea de Büchel, en Renania-Palatinado, tendrían una potencia equivalente a 80 veces la bomba que EE.UU. lanzó sobre Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial, según ZDF.
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.03.03 16:00 Josangher El genocidio que se comete sobre los palestinos es legal

Podemos admitirlo o cerrar los ojos ante esta abominación en que se sustenta el Derecho Internacional que sustenta nuestro mundo..pero yo afirmo que la Conferencia de San Remo de 1920 de la que se hizo cómplice la Comunidad Internacional hace responsable a las Naciones Unidas de un delito de prevaricatio y asociación para cometer genocidio sobre el pueblo palestino
El genocidio que lleva décadas cerniéndose sobre el pueblo palestino tiene base legal en el Derecho Internacional que comenzó a gestarse después de la Primera Guerra Mundial durante la Conferencia de San Remo de 1920.
La Resolución 181 de la Asamblea General de Naciones Unidas de 29 de noviembre de 1947 no fue más que el culmen de un proceso que, a nivel de la Comunidad Internacional, comenzó a gestarse veintisiete años antes, durante la Conferencia de San Remo que reunió a las potencias vencedoras de la Gran Guerra, Reino Unido, Francia, Italia y Japón, así como Estados Unidos en calidad de observador y no de partícipe pleno.
Aunque sea desconocido para la opinión pública en general, la Resolución de San Remo del 24 de abril de 1920 constituye la verdadera acta fundacional del estado de Israel.
Nada tiene este pues que ver la fundación de Israel con el genocidio sufrido por los judíos europeos durante la Segunda Guerra Mundial..pues ya estaba diseñado así por las potencias que en 1920 se adjudicaron para sí mismas el ser las depositarias, por el derecho de dominio, de la representatividad del mundo.
Robert Underwood Johnson, embajador de Estados Unidos en Roma a fecha 24 de abril de 1920, representó a su país en calidad de observador en la Conferencia que entonces mantenían los países miembros del Consejo Supremo de las Principales Potencias Aliadas, victoriosos en la Gran Guerra que acababa de terminar dos años antes, en la localidad italiana de San Remo.
Estados Unidos mantenía entonces oficialmente una distancia con las organizaciones internacionales. Era miembro del Consejo de la Sociedad de Naciones, pero en calidad de puesto vacante en la misma, y también era participante en la Conferencia de San Remo, pero solo en calidad de observador.
Todo ello debido a que mantenía una disputa de jurisdicción con las potencias coloniales y la Sociedad de Naciones, debido a que consideraba irrenunciable la aplicación de la Doctrina Monroe y su derecho a sobrepasar las cuotas de producción armamentísticas que pudiera establecer la Sociedad de Naciones. Este hecho concreto fue el que motivó que Estados Unidos se mantuviese en la sombra durante la Conferencia de San Remo.
Estados Unidos era entonces el mayor defensor de los derechos de los pueblos sometidos por el colonialismo..ese era por lo menos su discurso oficial.
El 30 de junio de 1922 la Resolución surgida de la Conferencia de San Remo era aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado de los Estados Unidos, que salvaba así su negativa a acatar en 1920 la jurisdicción de las potencias coloniales y de la Sociedad de Naciones, a las que a unas y a la otra acusaba constantemente de representar intereses imperialistas concernientes a esas potencias coloniales, en contra, decía entonces, de los intereses de los pueblos sometidos por aquellas. Así se expresaban entonces los representantes oficiales de este país.
El plan de genocidio sobre los palestinos fue elaborado en Estados Unidos siguiendo la doctrina india:
Colonización masiva de judíos en territorio de Palestina, acoso sistemático de los colonos a los palestinos cuyas tierras pretendían ocupar, cercamiento de los palestinos en áreas cada vez más reducidas a cambio de políticas de paz, control de un ejército judío de las reservas palestinas, para lo que era imprescindible una organización estatal.
Exactamente la política que en el siglo anterior Estados Unidos había seguido respecto a los nativos americanos..
El Reino Unido aceptó el plan de Estados Unidos, pero durante el curso de la Segunda Guerra Mundial empezó a cambiar sus postulados, haciendo promesas a los árabes para que estos no se pusiesen del lado de Alemania. Era una cuestión de necesidad estratégica entonces. Cuando llegó esta pretensión de cambio en el plan sobre el estado judío en Palestina a los dirigentes judíos, estos decidieron presionar para que los planes británicos de contingencia no se llevasen a cabo. A los judíos los británicos les habían prometido que solo aplazarían la constitución de un estado judío en Palestina unos años.
Las organizaciones armadas judías como la Haganah, el Stern, y el Irgun, lanzaron entonces atentados terroristas contra los británicos en Palestina, con la finalidad de presionar a los mandatarios en el sentido de que ese intento de alianza con los árabes no comprometiese a su vez la promesa de levantar un estado judío en la fecha pactada, justo 50 años después de la promesa de Theodor Herzl, fundador del movimiento sionista, que el 3 de septiembre de 1897 había escrito en su diario personal:
Si tuviera que resumir el Congreso en una sola frase (que me guardare de pronunciar en público) diría esto: en Basilea, he fundado el estado judío. De aquí a cinco años quizá, de aquí a cincuenta años seguramente, será una cosa evidente para todos
(Fuente:http://www.poscla.org/libros/sionismo/estado-judio-por-theodor-herzl.pdf – página 118)
El memorando presentado al gobierno británico por el sionista Herbert Samuel a comienzos de 1915 hablaba explícitamente de estado judío en Palestina, pero cuando el gobierno británico hizo suyo la propuesta recogida en aquel memorando y la plasmó oficialmente en la Declaración Balfour en 1917, sustituyó el concepto estado judío en Palestina por el subterfugio de Hogar Nacional Judío en Palestina..
El secreto de Rudolf Hess
El 10 de mayo de 1941, Rudolf Hess, voló hasta Escocia pilotando personalmente un avión. Iba supuestamente en una misión de paz que los historiadores nunca han aclarado. Hitler lo calificó de loco cuando esta fracasó. El 15 de mayo de 1941 era en principio la fecha prevista para iniciar la Operación Barbarroja, la invasión de la Unión Soviética, que por razones operativas Hitler se vio obligado a posponer hasta el 22 de junio de ese mismo año.
Rudolf Hess había nacido en Alejandría, Egipto, país en el que viviría hasta los catorce años. Voló hasta Gran Bretaña para tantear las posibilidades de que el Imperio Británico se aviniera a una paz con Alemania ante la inminencia del ataque a la Unión Soviética, obviamente con la finalidad de no mantener dos frentes de guerra abiertos, uno en el oeste con Reino Unido y otro en el este con la Unión Soviética.
Hitler supo de la cláusula secreta sobre Palestina y el establecimiento de un estado judío en Palestina veinticinco años después de iniciarse el Mandato Británico por dos de sus aliados presentes en la Conferencia de San Remo, en la que se estipuló que la duración del Mandato Británico sobre Palestina debía durar esos veinticinco años, que eran también miembros permanentes del Consejo de la Sociedad de Naciones, Italia y Japón.
Alemania intentó en mayo de 1941, a través de Rudolf Hess, comprometer a Reino Unido en el sentido de aplazar sine die la constitución de un estado judío en Palestina, a cambio de un ofrecimiento de paz que dejase libre las manos al ejército alemán para volcar todo su potencia bélica en Rusia, sin tener que preocuparse de las acciones británicas en el frente Occidental.
Reino Unido tenía la tentación de hacerlo, pero fue presionado por Estados Unidos para no aceptarlo, lo que se unió a la desconfianza al respecto de los judíos de Palestina. Estados Unidos entraría en la Segunda Guerra Mundial pocos meses después..
Hitler pretendía asegurase la seguridad militar por el oeste para poder centrar todo su esfuerzo bélico en la Unión Soviética, por ello encargó a Rudolf Hess que intentase engañar a los británicos con una oferta de paz que obviamente debía ocultar las pretensiones alemanas de invadir la U.R.S.S. La propuesta de Hitler a través de Hess fue ofrecer la paz a Reino Unido a cambió de que este renunciase a su plan de permitir en breve, a los veinticinco años de vigencia de su Mandato en Palestina que se cumplirían dentro de seis años, la proclamación de un estado judío en tierras palestinas.
Estados Unidos no estaba dispuesto a permitirlo, y la fecha de 1947 prevista para la proclamación del Estado de Israel que había sido fijada en la Conferencia de San Remo en 1920 se mantuvo incólume..
Si el Estado de Israel ya había sido diseñado sobre el papel por las potencias vencedoras en la Gran Guerra durante la Conferencia de San Remo de 1920, Reino Unido ya lo había plasmado por su cuenta en un memorándum de 1915.
Fue el político británico Herbert Samuel (1870 – 1963) quien en ese año presentaría a su gobierno un memorándum conocido como “El Futuro de Palestina” con la finalidad de instarle a anexionar Palestina al Imperio británico, e ir con ello creando las condiciones acordes a la ley pública internacional que favoreciesen el establecimiento de un Estado Judío en aquella tierra de Próximo Oriente:
Si se hiciera el intento de colocar los 400.000 o 500.000 mahometanos de raza árabe bajo un gobierno que se apoyaba en el respaldo de 90.000 o 100.000 habitantes judíos, no puede haber ninguna garantía de que tal Gobierno, aunque establecido por la autoridad de los poderes, sería capaz de exigir obediencia. El sueño de un Estado judío, próspera, progresista, y el hogar de una civilización brillante, podría desaparecer en una serie de conflictos miserables con la población árabe. E incluso si un Estado así constituido tuvo éxito en evitar o reprimir el desorden interno, es dudoso si sería lo suficientemente fuerte para protegerse de las agresiones externas de los elementos turbulentos alrededor.Para intentar hacer realidad la aspiración de un Estado judío un siglo demasiado pronto podría lanzar de nuevo su realización efectiva de muchos siglos más.
Estoy seguro de que la solución del problema de Palestina que sería mucho más bienvenida a los líderes y simpatizantes del movimiento sionista en todo el mundo sería la anexión del país al Imperio Británico. Creo que la solución sería cordialmente la bienvenida también al mayor número de Judios que hasta ahora no hayan estado interesados en el movimiento sionista. Se espera que, en virtud de la regla instalaciones británicas se daría a las organizaciones judías para comprar la tierra, fundar colonias, para establecer instituciones educativas y religiosas, y para pasar útilmente los fondos que serán aportados libremente para la promoción del desarrollo económico del país. Se espera también que la inmigración judía, cuidadosamente regulado, se daría preferencia para que en el transcurso del tiempo el pueblo judío, que se cultiva en una mayoría y establecían en la tierra, podrá ser concedido tal grado de autogobierno como las condiciones de ese día puede justificar.
(Fuente: http://en.wikisource.org/wiki/The_Future_of_Palestine)
El Memorándum de Herbert Samuel fue la base en la que se inspiró dos años después el Foreing Office para elaborar la Declaración Balfour, donde al Estado Judío se lo denominaba con el subterfugio de “Hogar Nacional Judío”..
El texto de la Declaración Balfour se puede consultar originariamente en inglés en la Biblioteca Británica.
(Fuente:http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/8/8e/Balfour_declaration_unmarked.jpg)
Podemos horrorizarnos y escandalizarnos ante una afirmación que puede conmover ante los últimos cimientos de nuestra consciencia..pero esta es la verdad..EL GENOCIDIO QUE ISRAEL COMETE SOBRE LOS PALESTINOS ESTÁ ARRAIGADO EN EL DERECHO INTERNACIONAL, Y TIENE POR TANTO BASE JURÍDICA LEGAL.
Podemos admitirlo o cerrar los ojos ante esta abominación en que se sustenta el Derecho Internacional que sustenta nuestro mundo..pero yo afirmo que la Conferencia de San Remo de 1920 de la que se hizo cómplice la Comunidad Internacional hace responsable a las Naciones Unidas de un delito de prevaricatio y asociación para cometer genocidio sobre el pueblo palestino.
La solución al problema sionista..que no problema palestino como cínicamente se dice..pasa pues indefectiblemente por el derrumbe del abominable Derecho Internacional que da amparo legal al genocidio sobre los palestinos..
Las Naciones Unidas que surgieron de la Sociedad de Naciones se gestaron con intención de favorecer un genocidio..
submitted by Josangher to podemos [link] [comments]


Jose de egipto - YouTube Peruana pide ayuda desde Egipto.wmv Pruebas de Tecnología Imposible en el Antiguo Egipto (3) Alemanes en Mexico La Permanencia en Egipto (Ex. 1:1-22) V. Completa. Memorias de un viaje al Antiguo Egipto. José Manuel Galán, egiptólogo Alemanes en Argentina,mayor comunidad en el pais COLONIA ALEMANA, EN ARGENTINA Campaña en Imperator - Egipto #5

La policía alemana descubrió a un presunto espía egipcio ...

  1. Jose de egipto - YouTube
  2. Peruana pide ayuda desde Egipto.wmv
  3. Pruebas de Tecnología Imposible en el Antiguo Egipto (3)
  4. Alemanes en Mexico
  5. La Permanencia en Egipto (Ex. 1:1-22)
  6. V. Completa. Memorias de un viaje al Antiguo Egipto. José Manuel Galán, egiptólogo
  7. Alemanes en Argentina,mayor comunidad en el pais
  8. COLONIA ALEMANA, EN ARGENTINA
  9. Campaña en Imperator - Egipto #5
  10. Las dos turistas apuñaladas en Egipto eran alemanas

En la actualidad, Galán dirige la excavación de la tumba de Djehuty, un ambicioso proyecto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que lleva en marcha desde el año 2002. Los desendientes de alemanes en Mexico ascienden a un poco mas de un millon, pero se estima que los alemanes pueden ser hasta 3 millones de habitantes en Mexico. Mexico cuenta con la segunda ... Argentina es el pais con mas Alemanes y descendientes,los Alemanes del Volga,llegaron dos inmenzas corrientes migratorias al pais,hoy dia hay 2 millones de A... Kreppelfest 7° Edición 2017 - Evento Completo - HD 1080 P - Alemanes del Volga en Argentina - Duration: 43:25. Alex Video Ediciones 4,439 views Existen tantas pruebas de tecnología avanzada en el antiguo Egipto que nos vemos en la obligación de publicar una tercera parte. Estas evidencias desconciertan a los expertos y, ante ello, la ... José de Egipto capitulo 31. Andrea by Andrea Greco. 43:53 [Deleted video] [Deleted video] Jose de Egipto capitulo 29 by Series de la Biblia. 43:58. Jose de Egipto capitulo 28 ... Casada con musulmán, ahora vive secuestrada. Las libertades que perdió una hispana por amor al islam en Emiratos Árabes - Primer Impacto - Duration: 3:46. Univision Noticias 1,658,285 views En el capitulo de hoy, eEgipto se va a partir la rara contra Frigia. EN ESTA DESCRIPCIÓN ENCONTRAREIS DATOS IMPORTANTES DEL CANAL! Canal de Twitch --- https:... Comunidad Kol Shadai 53,676 views 1:42:04 La Psicologia en la Torah : Trastornos de la Personalidad por el Roeh Dr. Javier Palacios Celorio - Duration: 1:10:58. Las dos turistas muertas por apuñalamiento el viernes en Egipto eran ciudadanas alemanas. Lo han confirmado este sábado las autoridades de Berlín, adegurando...