Chicos no persiguen más

El materialismo nos está haciendo cada vez más miserables

2020.02.21 11:16 alforo_ El materialismo nos está haciendo cada vez más miserables

Empaques, envolturas, contenedores, hasta lo que llevan por dentro resulta mera superficie, como nosotros. Todo termina en la basura igual. ¿Es ese nuestro destino?
En estas fechas puede resultar inevitable enfrentarse a las exigencias consumistas que nos impone la mercadotecnia y que hemos adoptado con singular pasividad.
En una época en la que se pregonan los valores morales y espirituales que deberían unirnos se practican las dinámicas que terminan por enfrentarnos y aislarnos: competencia, atropello, pretensión, envidia.
Comprar no nos hará más felices, al contrario, perseguir un estilo de vida basado en la ilusión del bienestar del consumo sólo nos aleja de la plenitud que creemos estar pagando. Las cosas que acumulamos pesan sobre nosotros, las cosas que compramos para impresionar a otros y agradarnos más sólo nos vuelven miserables. Comprar como estilo de vida es burdo. Compro luego existo: confundimos nuestra autoestima con los ceros en la cuenta del banco.
Mientras más cosas tengo más cosas me faltan, y así interminablemente. No importa nuestra clase social ni el poder adquisitivo que tengamos, nunca será suficiente, nunca se tendrá suficiente. Se trata de un oscuro vacío que crece en nuestro interior y lo devora todo.
Alardear sobre nuestros pequeños o grandes gastos, sobre los lujos que podemos tener (aunque sea de vez en cuando), sólo manifiesta una profunda falta de amor propio y hacia los demás. Porque presumir objetos es darse importancia a partir de algo externo a nosotros con el fin de llamar la atención de otros, provocar envidia y admiración de propios y extraños sin generar un puente o un vínculo con ellos, al contrario, termina por aislarnos aún más.
“La cultura de la modernidad líquida ya no tiene un pueblo que ilustrar y ennoblecer, sino clientes que seducir.”
–Zygmunt Bauman
Luchamos por el amor y el aprecio de los demás: una interminable competencia por demostrar(nos) que somos valiosos a través de cosas. Basta echar un vistazo a las redes sociales para reconocer que hay algo saliéndose de control en nuestra forma de relacionarnos con el mundo. Para muestra bastan los cientos y cientos de perfiles de adolescentes y jóvenes que se jactan del dinero de sus padres, posan junto a autos de lujo, presumen viajes, muestran bolsas atiborradas de parafernalia opulenta.
Deténgase a ver las comisuras de su boca, vea una tras otra sus fotos, revíselas bien, interprete sus posturas, mire su semblante, observe su mirada, encuentre la pegajosa tristeza clavada al fondo de sus ojos.
Relojes, viajes, ropa cara, gadgets ridículos, libros que nunca se leerán, instrumentos que no se han de tocar, animales que luego serán abandonados, paseos en yate, turismo chatarra: todo cabe en el carro del súper si se trata de satisfacer los impulsos que se nos inculcaron desde chicos. Sin importar cuáles son tus intereses o aficiones el mercado está dispuesto a satisfacer tus necesidades. ¿Cómo te quieres mostrar ante los demás? ¿Qué quieres proyectar? Ser para parecer, parecer para ser.
Ofertas, descuentos, rebajas sobre rebajas. Lo más devaluado hoy en día son aquellas cosas que no tienen precio, todo lo que nos es regalado de forma natural y que, por ello, damos por sentado, despreciamos, desperdiciamos. Nuestro entorno, la comunicación interior y con otros, el afecto, la ternura, el cariño, el amor son apenas palabras, un pálido forro para envolver regalos.
Para la mayoría estas aspiraciones son sólo eso, los gastos corrientes no permiten seguir el paso a los grandes derrochadores de bienestar material; si acaso, los más tristes se limitarán a simular ser acaudalados mientras persiguen mes con mes apenas lo necesario.
Si siente que exagero o que hablo desde el idealismo, pongámonos científicos. Un estudio psicológico aplicado a varios voluntarios demostró que las personas que tienen una visión materialista de la existencia no sólo son más solitarias, indiferentes, egoístas, sino menos empáticas y agradecidas.
Los investigadores tomaron como muestra a un grupo variado de personas de 18 años a los que preguntaron sobre sus valores, su visión del mundo y aquello que era importante para ellos; luego, 12 años después, retomaron las entrevistas. Su sentido de autonomía, de pertenencia, su bienestar y el propósito que dan a su vida fue demolido con cada tarjetazo.
Incluso, psicológicamente hablando, eran más propensos a sufrir desórdenes. Al contrario, mientras más se alejaban de una visión utilitaria y materialista del mundo, todo lo mencionado aumentaba y eran más felices.
Otro estudio más observó la vida social de Islandia luego del colapso de su economía. Algunas personas intentaron recuperar el tiempo perdido y se enfocaron en la ostentación y las pertenencias, otras redujeron la importancia que daban al dinero para centrarse en su vida social y familiar. Se encontró una correlación similar al primer estudio: el primer grupo era infeliz, el segundo logró mayor bienestar.
Un tercer estudio mostró a un grupo de voluntarios imágenes de artículos lujosos y mensajes que se referían a ellos como consumidores antes que como ciudadanos o personas. Todos mostraron un aumento en las aspiraciones materiales así como rasgos de depresión y ansiedad. Se volvieron más competitivos y egoístas, se redujo su sentido de la responsabilidad social y eran menos propensos a unirse a causas sociales.
Los investigadores concluyeron que estar expuestos a esta clase de mensajes puede disparar estos efectos de manera temporal.
Un cuarto estudio investigó durante seis años a 2 mil 500 personas. Se encontró una correlación entre el materialsmo y la soledad. Mientras más materialistas se volvían crecía su tendencia a aislarse; mientras más aislados estaban, resultaba más fácil que se volvieran materialistas. Nos atamos a las cosas cuando abandonamos nuestras relaciones.
Enfermedades mentales, relaciones rotas y deudas impagables es el rastro que deja el capitalismo a su paso. Para funcionar nos aísla, para sobrevivir lo consume todo. Los consumidores terminan consumidos.
Como ya anticipaba López Aranguren, “Buscamos la felicidad en los bienes externos, en las riquezas, y el consumismo es la forma actual del bien máximo. Pero la figura del consumidor satisfecho es ilusoria: el consumidor nunca está satisfecho, es insaciable y, por tanto, no feliz. Podemos buscar la felicidad en el triunfo, en la fama, en los honores. Pero ¿no es todo eso sino pura vanidad, en definitiva nada o casi nada?”
https://culturainquieta.com/es/inspiring/item/16090-el-materialismo-nos-esta-haciendo-cada-vez-mas-miserables.html
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2019.12.20 02:08 Dragonlibro_Patata (妖神记 / Tales of Demons and Gods) El Diario de Demonios y Dioses C4

¿Millón De Monedas Espirituales?
Nie Li observo a Xiao Ning Er. Ella tenía una figura delgada, llevaba un vestido corto de color amarillo, y un par de botas de tacón alto. Su cabello negro le cubría los hombros. Ella tenía ojos claros, cejas curvadas, y unas largas pestañas que ligeramente temblaban. Su perfecta piel blanca revelaba un toque rosado, y unos delicados labios que eran como pétalos de rosa.
Aparte de contar con un ambiente encantador con ella, ella tenía una indescriptible belleza salvaje y una fría expresión que le adhería un sabor diferente.
Los ojos de Nie Li se pusieron serios cuando él recordó que Xiao Ning Er era la hija primogénita de la familia Dragón Alado. Ella era parte de una de las siete familias Nobles. Su talento en Fuerza Alma estaba solo por debajo de Ye Zi Yun. Antes de que la ciudad Gloria fuera destruida, ella ya se había vuelto una Espiritista Demonio de Rango Plata. Junto a Ye Zi Yun, ellas se volvieron las gemelas Géminis en la generación de los jóvenes.
La única cosa es que, con el fin de ganarse el favor de una de las tres familias principales, la familia Del Dragón Alado obligo a Xiao Ning Er a contraer matrimonio con la Familia Sagrada. Ella habría tenido que casarse con el hermano mayor de Shen Yue. Pero ella no estaba de acuerdo con eso, por lo tanto, término abandonando a su familia y entro en el Bosque Oscuro Demoniaco de la Montaña Ancestral para nunca regresar. Ella es una mujer inflexible.
Nie Li sintió pena por Xiao Ning Er. Si le si tuviera la oportunidad, el definitivamente ayudaría a Xiao Ning Er en esta vida. Pero si le preguntaran si tenía alguna clase de afección hacia Xiao Ning Er, no habría ninguna. En el corazón de Nie Li, solo existe Ye Zi Yun.
“La prueba de Peleadores y Espiritistas Demonios es en dos meses, espero que hayan algunos Espiritistas Demonios de Rango Bronce 1-estrella. ¡Yo y el Instituto estaremos orgullosos de ustedes!” Shen Xiu rio.
Bronce, Plata, Oro, Oro Negro, Leyenda. Cada uno de esos Rangos se subdivide en 1 a 5 estrellas, y por ende llegar a Rango Bronce 1-estrella es considerado el punto de comienzo.
Una vez que la Fuerza Alma de un peleador o Espiritista Demonio llegue a 100, ellos pueden ser considerados Rango Bronce 1-estrella. La entrada en el nivel es extremadamente difícil. Mucha gente es incapaz de llegar al nivel de entrada para volverse un verdadero Peleador o Espiritista Demonio.
Escuchando a Shen Xiu, los estudiantes empezaron susurrar entre ellos. En orden para volverse un Peleador de Rango Bronce 1-Estrella debes ser capaz de levantar una piedra de 100 libras*, y romper un árbol tan grueso como en brazo de un solo golpe. Para esos chicos, es simplemente muy difícil. Al menos que uno haya estado consumiendo Elixires desde el nacimiento, eso será difícil de lograr. Y para volverse un Espiritista Demonio, uno tiene que refinar una larga cantidad de Fuerza Alma en su cuerpo. Esto es mucho más difícil que lo de volverse peleador.
[T/N: 100 libras = 45 Kilos aprox.]
Los Reinos Almas están divididos en siete colores: Rojo, Naranja, Amarillo, Verde, Cian, Celeste y índigo. Un humano normal tendría un Reino Alma de color rojo. Para ellos volverse un Espiritista Demonios casi imposible. Ellos normalmente elegirían el camino del peleador. Para las personas con naranja y amarillo, ellos están más adecuados para entrenar en la fuerza del Alma. Las personas con verde o cian son considerados talentos extraordinarios.
Todos los estudiantes en la clase miraron a Ye Zi Yun, Shen Yue y a Xiao Ning Er. Ellos los envidiaron porque son los únicos capaces de volverse Rango Bronce 1-estrella en la mitad de un año. Después de volverse de Rango Bronce 1-estrella, ellos pueden entrar a la clase oficial de los peleadores o la clase oficial de los Espiritistas Demonios. En ese momento, ellos ya no estarán en la misma clase que ellos.
Sintiendo las miradas de los otros estudiantes, Shen Yue orgullosamente levanto su pecho. Como un miembro de la Familia Sagrada, él ha tenido todo tipo de elixires desde que era joven. Él ya ha superado a sus compañeros desde hace tiempo. Sería una cosa fácil hacer que su Fuerza Alma llegara a 100 en dos meses. Él está ansioso por llegar a la prueba.
Shen Yue miro a la elegante Ye Zi Yun junto a él. Solo él es digno de ella, ¡Nie Li no es nada digno de ella! El en realidad se atrevió a apostar con la maestra de que él será de Rango Bronce 1-estrella en dos meses. ¡Tan egoísta e ignorante! ¿Nie LI piensa que es fácil volverse un Rango Bronce 1- estrella? ¿Una basura de Reino Alma color Rojo se atreve a hacer una declaración tan tonta? ¡Ha!
Ye Zi Yun y Xiao Ning Er ambas se miraron a los ojos. Ambas tenían origines superiores. Por lo cual no era malo. Ye Zi Yun siempre quiso ser amiga de Xiao Ning Er, Pero Xiao Ning Er siempre la ha visto como tu rival. Ella la puso como su meta y continúo trabajando duro para llegar hasta ella.
Shen Xiu miro hacia Nie Li con ojos grandes y dijo en un desdeñoso tono, “Para aquellos que claman poder llegar a Rango Bronce 1-estrella en dos meses, ¡Yo quiero ver hasta que magnitud pueden en verdad llegar!”
El Reino Alma y la condición física determinan la velocidad de cultivación de una persona. En la situación de Nie Li, acordando a los niveles normales, el necesitaría al menos de tres a cinco años para entrar al primer Rango. Incluso si él se vuelve de Rango Bronce 1-estrella, volverse un Espiritista Demonio mientras posees un Reino Alma Rojo es simplemente una fantasía.
Nie Li no puso las palabras de Shen Xiu en su corazón.
“¿Dos meses? Todavía tengo tiempo para gastar,” Dijo Nie Li mientras los lados de su boca subían, mostrando una leve sonrisa con confianza. ‘¡mira como me volveré Rango Bronce 1-estrella en dos meses!‘
En privado Nie Li, Lu Piao y Du Ze estaban conversando.
“Nie Li, ¿Te gusta Ye Zi Yun?” Lu Piao pregunto mirando a Nie Li. “¡Sí!” Dijo Nie Li.
Lu Piao miro a los ojos de Nie Li, después de un tiempo el suspiro, “La belleza de Ye Zi Yun es grande en verdad. Y viendo que eres mi hermano, no peleare contigo. Pero como un hermano, tengo que advertirte, La identidad de Ye Zi Yun es demasiada noble. Ella no es algo que puedas igualar.”
Aun cuando tu familia pertenece a una de las doce familias, la identidad de Ye Zi Yun contra la tuya es lo mismo que el infinito espacio en sí.
“Ustedes dos, ¿No pueden ser más realistas? ¡Ye Zi Yun es una súper genio con un Reino Alma de color cian! Pronto ella se volverá Espiritista Demonio Rango Bronce 1-estrella. Yo estimo que en dos meses ella será capaz entrar a la clase oficial de los Espiritistas Demonio . Después de entrar en esa clase, su cultivación definitivamente subirá mucho. Si ella se acuerda de ti o no, sigue siendo un problema. Lo que más odio son los tipos de nobles como tú que solo pasan el tiempo constantemente persiguiendo a mujeres, ¡Cuando ni siquiera sabes trabajar duro y entrenar!” Du Ze dijo, Implacablemente.
“¿A qué te refieres con los nobles que constantemente persiguen a las chicas? ¡Estas difamando nomas! Siempre he trabajado duro ¿De acuerdo? A lo más, ¡Solo he ocupado la mitad del día pensando en chicas!” Lu Piao se encogió de hombros.
“¡Cielos santos! ¿Con que tipo de gente me he envuelto?” Dijo Du Ze, mientras movía sus ojos.
El talento de Du Ze no es malo. Él tiene el Reino Alma de color amarillo y entrena muy duro. También, el tendrá un misterioso encuentro después, lo que le permitirá llegar a Rango Oro 1- estrella. El dirigirá a su familia para volverse una aristócrata. Esos son increíbles logros. Du Ze es una persona muy leal, pero esta ligeramente pasado de moda y se toma las cosas seriamente.
En contraste con Du Ze, Lu Piao es un flojo. Aun cuando el solo tiene un Reino Alma de color rojo, tiene altos talentos para ser un peleador. Si le pone esfuerzo y trabaja duro, su cultivación definitivamente aumentaría. Aun así, él es simplemente demasiado perezoso. En la vida pasada de Nie Li, el solo alcanzo el Rango Plata, y tuvo una gran diferencia comparándolo con Du Ze.
Pero la vida es intrigante. Aun cuando los dos son completamente diferentes, aun así se volvieron hermanos en su vida pasada.
Escuchando a los argumentos de Lu Piao Y Du Ze, la vida pasada de Nie Li parecía poco saludable. Pero justo ahora, el corazón de Nie Li estaba tocado. Él tiene este tipo de hermanos, ¡Que fantástico!
“Nie Li, te recomiendo darte por vencido. Concéntrate en tu mejor entrenamiento” Dijo Du Ze, intentado seriamente persuadir a Nie Li. Si en verdad Nie Li cae por ella, eso será una cosa extremadamente triste.
En su vida pasada, Nie Li no pudo evitar el enamorarse de ella. Después de que descubrió lo del arreglo de matrimonio entre Ye Zi Yun y Shen Yue, su corazón quedo destrozado. Pero en esta vida, si él todavía es una inútil basura de madera, el también podría cometer suicidio.
“No te preocupes, ¡Estoy bien seguro de las cosas que quiero lograr y las que definitivamente van llevarse a cabo!” Nie Li hablo con confianza.
Escuchando a Nie Li, Du Ze y Lu Piao quedaron atónitos por un momento. Ellos son incapaces de imaginar de donde es que Nie Li obtuvo tal confianza. Después de que vieron la expresión de Nie Li, ellos tuvieron un sentimiento de que él podría lograrlo. Ellos no pudieron evitar ser influenciados por el buen humor de Nie Li.
Du Ze pensó por un momento y hablo, “De acuerdo. No importa que hagas, ¡Nosotros siempre te apoyaremos!”
Siendo castigados y estando parados juntos, causo que ellos tuvieran una relación de hermandad muy fuerte.
“Du Ze, Lu Piao, ¡Yo les dejare volverse los más poderosos Espiritistas Demonio!” Nie Li dijo fuertemente. En su vida pasada, Du Ze y Lu Piao compartieron vida y muerte con él. Ellos pelearon y salvaron su vida muchas veces y ahora que él está de vuelta, naturalmente los ayudara a completar sus sueños.
“Olvídalo. Yo solo tengo un Reino Alma de color rojo. Con la ayuda de los elixires de mi familia, volverme un peleador no será un problema. ¡Volverse un Espiritista Demonio será muy difícil!” Dijo Lu Piao, empezando a retroceder lentamente.
“¿Cuál es el uso de volverse un peleador? Entre más alto escales, más difícil es entrenar y un peleador no es igual que un Espiritista Demonio . En el campo de batalla, un peleador de Rango Leyenda ni siquiera puede ser lo mismo que un Espiritista Demonio de Oro Negro. ¡Tú debes saber que Espiritistas Demonio son las verdaderas fuerzas de combate!” Dijo Du Ze.
Él estaba lleno de esperanza de volverse un Espiritista Demonio . Si él quiere hacer algo, el dará su mejor. Ese es su principio.
“No necesito volverme un peleador de Rango Leyenda. Con tan solo volverme de Rango Oro, estaré satisfecho,” Lu Piao dijo francamente, completamente seguro. Du Ze sin más palabras que decir.
Nada se le puede decir a una persona de mente cerrada.
“Tienes un Reino Alma de color rojo, ¿Y qué? Yo también tengo un Reino Alma de color rojo,” Nie Li dijo, mirando hacia Lu Piao.
Lu Piao y Du Ze estaban perdidos. Nie Li también tiene un Reino Alma de color rojo, aun así él tiene confianza en que puede alcanzar el Rango Bronce 1-estrella en dos meses. ¿Puede el tener algún método especial?
“Nie Li, ¿Qué métodos tienes de refinar la Fuerza Alma para llegar a ser un Espiritista Demonio?” pregunto Du Ze. Él estaba muy curioso. Por lo que él sabe que no hay atajos al entrenar la Fuerza Alma para que aumente.
“Solo escúchenme. Mientras no retrocedan, pueden volverse poderosos Espiritistas Demonio”
“¿Retroceder? ¡Nunca!” Dijo Du Ze firmemente. Él se volverá fuerte para cambiar el destino de su familia; en esta situación, el nunca retrocedería.
Si es posible volverse un Espiritista Demonio, Lu Piao naturalmente estaría muy feliz. Si puede volverse uno, ya no será golpeado por su padre por ser perezoso. Lu Piao pertenece al tipo de gente que si hay una oportunidad para aflojar, él no la perdería.
“¿Será muy problemático?” Pregunto Lu Piao.
Du Ze le dio una mirada. Este tipo es incurable. Quiere volverse un Espiritista Demonio sin ninguna dificultad. El volverse un Espiritista Demonio, ¿Cómo puede no ser problemático? Si él puede volverse un Espiritista Demonio, el haría cualquier cosa. ¡No importa que tan duro sea!
“No es problemático,” respondió Nie Li mientras movía su cabeza. Su expresión era normal mientras continuaba, “solo necesitaremos mucho dinero.”
“Puede ser resuelto mientras tengas dinero, esto es muy fácil,” declaro Lu Piao mientras soltaba su aliento, “¿Cuándo necesitas? Tengo mucho. He guardado dos mil monedas espirituales. Si puedo volverme un Espiritista Demonio , Puedo ser capaz de gastarlo todo.”
Si dos mil monedas espirituales pueden darte un Espiritista Demonio, entonces es demasiado increíble. Nie Li miro hacia Lu Piao. Lu Piao tiene muchas agallas para pensar que dos mil monedas son consideradas muchas.
Sin poder hacer nada, Nie LI dijo, “¿Qué puedes hacer con dos mil monedas espirituales? Por supuesto, no es suficiente. ¡Al menos necesitarías millones de monedas espirituales, o incluso decenas de millones!”
¿Decenas de millones de monedas espirituales? Du Ze y Lu Piao tomaron un largo aliento. Un millón de monedas espirituales.
¡Eso es lo mismo que lo obtenido por una familia aristócrata en todo un año!
¿En dónde podrían obtener tanto dinero?

(Continuará...) Si no quieres esperar, lee más gratis en Bookista @ Google Play.
submitted by Dragonlibro_Patata to Wuxia_y_Xianxia [link] [comments]


2019.05.07 06:26 Javas456 Tengo una historia que podría interesarle a dross

Hola comunidad, me acerco a este medio para tratar de hacerle llegar a dross una historia muy impactante y que deja mucho a desear sobre un chico mexicano. Podría ser de mucho interés para ustedes.
Un chico mexicano ha estado subiendo una secuencia de sucesos paranormales en sus historias de Instagram. Son sucesos muy inexplicables y aterradores que no les encuentra una razón de ser. Es muy extraño por el echo de que no hay relación lógica alguna,
En su casa comenzaron a aparecer objetos extraños después de que su perro que fue robado y regresado volviera a casa tras un periodo de 4 días, algo muy extraño ya que en una grabación de unas cámaras de seguridad se puede apreciar como el perro es secuestrado. Desde entonces han sucedido cosas muy extrañas en todo su entorno, más que nada en su casa y no encuentra ninguna solución o señal de que lo sucedió vaya a parar.
Pueden ustedes mismos verificar la veracidad de mi relato yendo a al perfil del chico, tiene las historias marcadas como destacadas en secuencia del 1 al 5 conforme el a subido las historias.
Me gustaría muchísimo que esta historia llegara a dross para apoyar al chico a que encuentre una solución lo más pronto posible, ya que cada vez son más intensos los sucesos y más riesgosos para el. ¡Muchísimas gracias y me encantaría recibir su apoyo!
Pd: se sospecha que lo que estáEnlace al perfil del chico detrás de esto es un clan, se desconoce la razón de por qué lo persiguen pero la sospecha más grande es esa
submitted by Javas456 to drossrotzank [link] [comments]


2016.04.29 17:03 Falkain ¿Consejos (para mujeres) para que ni las agredan sexualemente y no las violen? Leed esto majos..

Hoy toca salir por la noche. Has quedado con tus amigas y vais a ir de bares y a bailar después. Antes, te vistes con la ropa con la que te ves guapa, te maquillas, te peinas y hasta es posible que decidas ponerte unos tacones y que llenes tu bolso de tiritas por si le hacen a tus pies aquello que los tacones hacen: destrozarlos. Te miras al espejo unas cuantas veces para confirmar que te gusta cómo te has vestido, te sientes guapa (sin pensar en si la imagen que tienes es realmente la que te gusta o la que le gusta al patriarcado, porque ese es otro tema) y contenta porque te apetece ver a tus amigas y pasártelo bien. La noche transcurre sin incidentes, aparte de los típicos moscones molestos, algún piropo que no te apetecía oír y un par de babosos que te han mirado de una forma que ha hecho que la piel se te erizara, pero vamos, lo normal (¿o no debería ser lo normal?). Se ha hecho tarde y te duelen los pies. Probablemente te hayas preguntado un par de veces por qué has tenido que ponerte esos zapatos o esa falda que no te deja sentarte con comodidad, pero tus amigas te han dicho lo guapa que estás y ese chico que te gusta también, así que te sientes atractiva y contenta e incluso es posible que un poco más contenta de la cuenta gracias al último chupito al que el camarero ha insistido en invitaros. Te despides de tus amigas que viven en otro barrio, pero, antes de irte, todas te dicen que tengas cuidado y que escribas al llegar o cosas así, porque las mujeres sabemos que cuando una va sola a esas horas siempre corre algún riesgo. Sales de la discoteca y piensas en coger un taxi, pero vives a 15 minutos y te has gastado más dinero del que debías esta noche, así que empiezas a caminar. De camino a tu casa hay zonas iluminadas y zonas que no lo están tanto, pero es un trayecto relativamente seguro que haces a menudo. A estas horas ya no queda mucha gente por la calle. Delante de ti, una pareja que camina de la mano se mete en un portal cercano y, de pronto, te ves sola. Sacas el móvil o lo llevas en el bolsillo del abrigo, jugueteas con las llaves y cosas así. Alguien dijo algo en un programa de la tele sobre llevar las llaves en la mano, para que parezca que estás a punto de llegar. Empiezas a sentir un poco de miedo, pero te dices que eres tonta, que no va a pasar nada. Que has visto demasiadas películas. Al cruzar el parque, un hombre se acerca y camina detrás de ti. No lo ves, aunque oyes sus pasos cerca. Ahora sí estás asustada, pero no quieres que se te note. Por un lado crees que estás siendo ridícula: «Solo es alguien que va a su casa», te dices. Por otro lado, otra vocecilla te pregunta: «¿Y si no?». Llegados a este punto y como correr sería absurdo porque, primero, no sabes si te persiguen y, segundo, llevas esos malditos tacones, sacas el móvil y finges que hablas con tu novio o con tu padre. Te aseguras de decir en alto que ahora mismo llegas o que os encontráis en la próxima esquina, pero al mismo tiempo te sientes algo ridícula, porque el hombre que va detrás puede no tener el más mínimo interés ni en ti ni en tu conversación. De pronto te sientes culpable por tu aspecto: «Si no me hubiera puesto esta falda tan corta, si me hubiera pintado menos…». Al poco llegas a tu casa. Respiras tranquila y sientes que te has asustado por nada. Aun así, mandas un mensaje a tus amigas para que sepan que estás bien. La vida de una mujer transcurre entre situaciones tan absurdas como estas. Y no absurdas por el miedo, sino por tener que vivirlo. Absurdo por esa normalización de la violencia a la que somos sometidas mediante el miedo. Sabes desde niña que eres una víctima potencial de desalmados que pueden usar tu cuerpo a placer en cualquier momento y, al mismo tiempo, la sociedad te obliga a enseñarlo y a embutirlo en una talla 36, aunque si finalmente ocurre lo peor, eso se usará para condenar tu conducta porque se entiende, supongo, que en toda relación sexual no consentida también participan dos, el que agrede y la que se ha buscado que la agredan por vestirse como una puta.
En España, de todos los delitos denunciados, menos del 1% es una agresión sexual y en las cárceles tan solo el 5% de presos cumplen condena por este tipo de delito. La incidencia de las agresiones sexuales es muy baja en comparación con otros hechos típicos y aun así, la alarma social que generan es altísima, aunque no me queda claro si esa alarma es, en ciertos casos, por verdadera empatía hacia el infierno que ha vivido (y vivirá) la víctima o por algo mucho más relacionado con la cosificación de la mujer y esa cultura del “machismo amable” que se empeña en tratarnos a las mujeres como objetos preciosos a los que proteger. No digo, desde luego, que se deba restar importancia a tales actos, nada podría estar más lejos de mi planteamiento viendo que la cultura de la violación se perpetúa en cada sociedad de nuestro planeta, pero sí creo que habría que ver el asunto desde una dimensión más realista atacando el problema desde su origen. Vamos a matizar: el índice de violaciones es bajo, pero el de agresiones y abusos, no. Cada una de nosotras ha sufrido a lo largo de su vida algún tipo de manifestación de esta forma de violencia machista, bien sea en el colegio, cuando los compañeros jugaban a tocar el culo o levantar la falda de las chicas, bien por algún profesor de gimnasia más sobón de la cuenta, cuando vamos en el metro y un tipo decide frotarse con nosotras, cuando por la noche alguien se pega demasiado mientras bailas, cuando un ligue no entiende la palabra no a la primera… Es una violencia constante que hemos sufrido y sufrimos a lo largo de nuestra vida todas y cada una de nosotras y, sin embargo, nadie se lleva las manos a la cabeza por ello incluso se frivoliza al respecto. Una mujer vive su vida como víctima desde que es una niña, porque sí, los hombres son los victimarios, pero tu obligación como mujer es no provocarlos, ya que al parecer la sociedad supone que el nacer varón te convierte en un ser desprovisto de voluntad, un violador nato, atávico, que al ver a una mujer atractiva pierde completamente la racionalidad y la ataca cual león hambriento tras gacela coja. Si nos ponemos a pensarlo fríamente, esta cultura, esta sobredimensión del fenómeno de la violación y la despenalización social de las conductas diarias que finalmente desembocan en la agresión, hacen que todas las mujeres seamos víctimas constantes y vivamos bajo un estado de paranoia absoluto. Cuando agreden a una nos agreden a todas, porque el miedo se contagia y se expande como las ondas en el agua. Vivimos así. Eso es lo más sangrante. Sabemos que no debemos ir solas, que no debemos hablar con extraños, hacer autostop, vestir de determinada manera, beber más de la cuenta… Sabemos que nos pueden dañar y vivimos suponiendo que puede pasarnos en cualquier momento, algo que es tan sumamente aberrante que no comprendo cómo no nos ha dado todavía por llevar un hacha en el bolso. Por el contrario, los hombres no saben qué deben hacer para cambiar esto y probablemente la mayoría de ellos ni siquiera se plantean cuál es nuestra situación y qué medidas podrían tomar para que nos sintamos más seguras y no vivamos con miedo. Y para rizar el rizo, el Gobierno crea una lista para prevenir las agresiones sexuales (por si aún no teníamos bastante miedo) en la que nos dice cosas como que corramos las cortinas de casa y dejemos luces de varias habitaciones encendidas para que no parezca que estamos solas, que no caminemos por zonas solitarias ni solas ni acompañadas, que no pongamos en el buzón más que las iniciales o mi favorita: «Antes de aparcar su vehículo mire a su alrededor, por si percibiera la presencia de personas sospechosas (¿perdona? ¿llevan algún tipo de estigma reconocible?, ¿un cartel luminoso acaso?). Haga lo mismo cuando se disponga a utilizar su coche. Antes de entrar, observe su interior. Podría encontrarse algún intruso agazapado en la parte trasera». Porque ya no se trata solo de culpabilizar a la mujer, no. Se trata de atemorizarla hasta extremos patológicos, pero claro, por su bien, no vaya a ser que un pobre chiquillo con las hormonas descontroladas vaya y la viole. ¡Por Dios! ¿En qué cabeza cabe? Ninguna de estas listas tan bien pensadas dice a los hombres qué pueden hacer para no agredir a una mujer y ni siquiera les dicen qué hacer para diferenciarse de un violador o cómo hacer para no asustarnos cuando vamos solas por la calle (algo tan simple como «no seas capullo y cámbiate de acera» no sería para tanto ¿no?). Es más, tampoco hay una lista de recomendaciones que les digan a los hombres qué hacer si ven que otro está agrediendo a una mujer. Pero, además, estas recomendaciones no son solamente injustas, machistas y poco realistas, es que encima son contraproducentes, porque en la mayoría de las agresiones sexuales, agresor y víctima se conocían, es decir, que tú le pides a Pepe, tu amigo del alma, que te acompañe a casa porque el Gobierno te ha dicho que no vayas sola por la noche y llega Pepe y te viola. Es más, igual Pepe no te hace nada, pero cuando llegas a casa resulta que tu padrastro ha bebido más de la cuenta y va y te viola. O puede que estés casada y que al llegar a casa tu marido decida que hoy le apetece mambo quieras tú o no, porque para eso eres SU mujer. Finalmente, parece que el mayor riesgo que tenemos de sufrir abusos o agresiones sexuales es teniendo cualquier tipo de relación con hombres, pero de eso no dicen nada las fantásticas recomendaciones gubernamentales, porque ya sería lo más. ¿Y de quién es la culpa de que te violen? Pues dependiendo del juez o jueza que te toque, será tuya o del violador, o generalmente de los dos (eso si te atreves a denunciar), porque se valorará si pusiste o no resistencia, si habías bebido o no, si llevabas vaqueros o falda, etc. Se verá cuál es tu parte en todo este asunto, porque sí, la victimodogmática se expande a estos delitos nos parezca correcto o no. Y la sociedad tomará cartas en el asunto y opinará sobre ti, sobre si la denuncia es falsa o sobre si en el fondo lo querías, ¡la carnaza está en la mesa, vamos a darnos un festín! ¿Y qué hacemos entonces? Resulta que una forma de prevención es concienciar a la víctima de un delito de qué cosas debe o no debe hacer para protegerse. Y eso es eficaz. La eficacia es un concepto que nos gusta mucho en esta sociedad capitalista, claro, pero ¿qué pasa si la eficacia está reñida con la ética, con la justicia? Pues que no sirve para nada. Por ejemplo, eficaz podría ser el toque de queda para todos los varones a partir de las 8 de la tarde. Eficaz también sería la amputación de piernas, brazos y miembro a los agresores sexuales. Eficaz para evitar la reincidencia es matar a todo delincuente condenado por cualquier delito o eficaz es que pongan una cámara en cada hogar y un chip rastreador a cada uno de nosotros. Pero si la eficacia daña, si colisiona con los derechos fundamentales del individuo, estas políticas no sirven para nada. Son socialmente dañinas y no deberían considerarse. Personalmente creo que no hay justificación alguna en una lista de recomendaciones que suponen atemorizar a las mujeres y limitar nuestra libertad. No hay excusa razonable para que el Gobierno me diga por dónde puedo andar o qué debo poner en mi buzón y, por supuesto, las luces que debo encender cuando, además, no me pagan la factura de la luz. Las recomendaciones culpabilizan sí o sí a las mujeres porque nos hacen parte activa del delito (vaya, me han violado porque olvidé mi silbato). Se debe invertir, por tanto, en concienciación y educación del victimario y, si cabe alguna lista, que sea para ellos no para nosotras.
Por Milena García.
submitted by Falkain to Feminism [link] [comments]